Seguidores

domingo, 10 de mayo de 2009

BALADA CATALANA.



BALADA CATALANA.
Rugiente pasión ardía
en el alma del doncel;
fuera de Ella nada había
en el mundo, para él.


-¡Lo que a tu capricho cuadre
-dijo a su amada- lo haré;
si las joyas de mi madre
me pides, te las daré.


Y ella, infame como hermosa,
dijo en horrible fruición:
-¿Sus joyas? ¡Son poca cosa!
¡Yo quiero su corazón!


En fuego impuro él ardiendo
hacia su madre corrió
y al punto su pecho abriendo
el corazón le arrancó.


Tan presuroso volvía
la horrible ofrenda a llevar,
que, tropezando en la vía,
fue por el suelo a rodar.


Y brotó un acento blando
del corazón maternal,
al ingrato preguntando:
-Hijo, ¿no te has hecho mal?
Hoy por hoy conciente de lo que signica puedo decirte y decir TE AMO MADRE Y QUE FALTA ME HACES

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails